Defendemos un PRD que exprese el proyecto torrijista

0
219
Instan al rescate del Torrijismo en el PRD.

Defendemos un PRD que exprese el proyecto torrijista

Por Dr. Jorge Rivera Staff
Candidato a Defensor de los Derechos de los Miembros del PRD

En estos momentos, podríamos comentar muchas ideas respecto a la realidad en que está inmerso el Partido Revolucionario Democrático (PRD) y al proceso de renovación de las estructuras de dirección política que culmina el próximo 30 de octubre.

Si analizamos las condiciones objetivas, pero sobre todo las condiciones subjetivas de una parte de la militancia partidista y de no poca de la dirigencia actual, hay que preocuparse por el reto que surge ante los panameños.

A pesar de lo que a primera vista se debate en la esfera política, lo que estará en juego el 30 de octubre no es simplemente la renovación de cargos e instancias de dirección política. Ni siquiera está en juego la victoria electoral del año 2019. Lo que será decidido en el próximo Congreso Nacional, es el futuro del proyecto torrijista dentro del PRD, que representa el objetivo para el cual fue fundado en 1979: Defender las conquistas del proceso de liberación nacional y de justicia social liderado por Omar Torrijos.

Ese proyecto político y social para Panamá, implicaba no sólo la búsqueda del voto y el proselitismo interno o externo en diversas coyunturas, sino también el desarrollo de la vida orgánica y el carácter permanente del PRD, que impulsase la formación política, ética y de gestión pública de sus miembros. A ello se suma la creación de think tanks para proponer soluciones de largo plazo a los problemas nacionales, la actividad de frentes sectoriales y comisiones temáticas, el trabajo comunitario, municipal y provincial, la interacción constante con actores de la sociedad civil para atender coyunturas políticas, que ayuden a conectar con la sociedad, los principales problemas e intereses afines.

Esa realidad induce a plantear la necesidad de ejercer no sólo la acción política con mayúscula (más allá de la actividad electoral), sino impulsar el pensamiento político y social que permita reorientar al PRD como instrumento de transformación social, ya sea en la oposición o ejerciendo el poder político del país en el gobierno central o en los gobiernos locales.

Si las anteriores generaciones han dado una importante cuota de sacrificio para que el PRD sea la expresión política del proyecto torrijista en Panamá, le corresponde a las actuales generaciones no dejar que ese proyecto y todo el cariño acumulado en el pueblo panameño se diluya hoy por rencillas o intereses mezquinos. Ese es el verdadero relevo generacional del que habló Omar y por el cual debemos tomar la bandera de la dignidad y llevarla hacia adelante.

La Defensoría de los derechos de los miembros del PRD, cargo al que aspiro, tiene en sus manos un rol fundamental para darle una nueva cara a esta organización política, sirviendo como enlace entre las bases y la dirigencia en todos los niveles, así como ejerciendo preventivamente como mediador en conflictos internos, que han causado perjuicios a la cohesión en tiempos recientes.

Adicionalmente, he propuesto al partido la elaboración ‒de forma participativa‒ de un Código de Ética que sirva de guía orientadora para dejar atrás comportamientos que nos alejan de la práctica torrijista auténtica y comprometida hacia el futuro. Asimismo, se recomendó al PRD que adopte mecanismos claros de transparencia y rendición de cuentas, y que los integrantes del partido se empoderen de los mismos, dando el ejemplo a nivel interno, de lo que debe ser concretado en caso de acceder al gobierno en el 2019.

En este momento, el PRD no se puede permitir el lujo de elegir a personas que solo buscan votos sin tener claro un propósito de luces largas. Es fundamental que sea transmitido un mensaje contundente a los correligionarios sobre la importancia de su decisión y de las posibilidades, si son debidamente aprovechadas. Para ello, lo primordial es escuchar a las bases, como lo estamos haciendo en todos los recorridos, y contar con los elementos necesarios para empoderar a los militantes del PRD, respecto a sus derechos, principalmente en el rescate de la dignidad torrijista. Ese es el compromiso asumido y lo vamos a cumplir, sin claudicaciones.

Deja un comentario