Antes y después del XI Congreso del PRD

1
126
Benicio Robinson, presidente electo del PRD. (Foto La Prensa).

Análisis

Antes y después del XI Congreso del PRD

El XI Congreso General Ordinario del Partido Revolucionario Democrático (PRD), realizado el 30 de octubre de 2016, se enmarca en una coyuntura económica y política global, regional y nacional extremadamente difícil para los pueblos, caracterizada en general por desaceleración económica, la desigualdad social y la corrupción de los políticos.

Por Antonio Saldaña
Analista político

Situación Internacional

En el mundo globalizado, el neoliberalismo ha hendido sus dientes voraces sobre los pueblos hambrientos y desplazados. Las potencias desarrolladas víctimas de la corrupción de los poderosos locales y de las transnacionales, pretenden convertir a los países débiles y menos desarrollados en sus gendarmes fiscales, particularmente, a los denominados “paraísos fiscales”, como Panamá.

El socialismo real y realista apenas sobrevive en China (gran potencia mundial), Vietnam heroico, la locura de Corea del Norte y la Cuba Socialista. La Socialdemocracia Internacional cayó en la trampa de Francis Fukuyama y “El fin de la historia”, y lejos de mantenerse en el centro ideológico y ocupar el espacio dejado por la izquierda soviética, lo que hicieron sus partidos políticos en todo el mundo fue derechizarse y abrazar descaradamente el neoliberalismo. El resultado ha sido la debacle de la socialdemocracia internacional y la oligarquización de sus cúpulas partidistas en el ámbito nacional. Por su parte, América Latina –países con regímenes “progresistas” o izquierda– es víctima del más feroz ataque de las oligarquías nacionales “convoyadas” por el imperialismo norteamericano.

Visión Nacional

Panamá no ha sido la diferencia, aunque sus marcadas ventajas comparativas y competitivas visibilizan ciertas particularidades que la hacen víctima de la codicia y voracidad del capitalismo neoliberal internacional y de la corrupción histórica de la “fuerza dominante”, “clase política” u oligarquía, como mejor se quiera denominar al poderío hegemónico local. La economía panameña creció en los 10 años anteriores al presente período presidencial en promedio del 8% anual y los dos últimos años (2015-2016) en 6% y 4,5%, respectivamente. Por supuesto, que su principal debilidad estructural sigue siendo la desigualdad que hace del istmo un país rico en un mar de pobreza e inequidad.

En el terreno político, el PRD de hoy es el resultado del mimetismo político que transita desde el torrijismo socialdemócrata, como impronta de su fundador e icono político de sus prosélitos, pasando por la vergonzosa sumisión a los entorchados traidores de “La Línea”, hasta la transfiguración de su cúpula y del liderazgo legislativo en “mayordomos” de la oligarquía y desvergonzados tránsfugas y saltimbanquis políticos. Como ocurrió en el pasado, los demás colectivos políticos son entelequias del gamonalismo y, en el mejor de los casos, “Sociedades Anónimas, S.A.”.

¿Quiénes se enfrentaban el pasado 30 de octubre en el Congreso del PRD?

Una facción que propugnaba una abierta oposición política a la fracción oligárquica varelista en el poder; y la camarilla encabezada por los Diputados tránsfugas. Ambas corrientes se autoproclaman torrijistas, pero, en realidad, están más cerca de las posiciones y conductas de la oligarquía, que otra cosa.

El proceso que se inició el pasado 31 de julio, con la elección de 4.200 delegados y una participación electoral del 37%, estuvo caracterizada por el clientelismo político y contadas excepciones. Luego, continuo con la elección de los Consejos Directivos Nacionales (CDN) en las 26 zonas de organización del PRD, donde la nota principal fue el acentuado clientelismo político y la polarización del evento entre los seguidores de las dos principales fuerzas enfrentadas, las de oposición al varelismo y las inclinadas a los acuerdos con el gobierno. Con un eventual “empate técnico”, se llegó al día decisivo: 30 de octubre. En el ínterin, fueron electas las directivas sectoriales de las mujeres y de la juventud.

¿Qué se disputaba en el XI Congreso del PRD?

Formalmente, la elección del Fiscal, Defensor de los miembros, Tribunal de Honor, los Directores Nacionales y los 10 miembros del Comité Ejecutivo Nacional (CEN). Pero, estratégicamente, era el rumbo político del principal partido del país y de la nación.

Los resultados

Benicio Robinson fue favorecido como presidente del PRD, con 2.212 votos y como había sido advertido, el Congreso del partido de Omar, con la decisión mayoritaria de los delegados, eligió secretario general al Diputado Pedro Miguel González (2.413 votos), este último vinculado a la fracción varelista.

El después del XI Congreso del PRD

Transcurrieron 24 horas de la realización del XI Congreso del PRD para que el mundo político nacional observara con incertidumbre lo que constituye una recomposición de fuerzas en el seno del otrora partido de Omar, así como en el Parlamento. En efecto, la bancada del PRD obstaculizó el cierre del período de sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional, lo que significa el inicio del fin de la “Alianza Nueva Mayoría Legislativa” (desenlace de los tránsfugas), pero la restauración del “Pacto Legislativo de Gobernabilidad”. La alianza alcanza otro nivel político, se extiende a toda la esfera del quehacer nacional.

Tras una exhaustiva valoración de hechos, informes y antecedentes, pronostico un futuro político incierto para el PRD, cuya proclamada unidad podría ser una quimera. ¡Así de sencilla es la cosa!

El partido fundado por Omar Torrijos en medio de una madeja clientelista. (Foto: Panamá América).
El partido fundado por Omar Torrijos en medio de una madeja clientelista. (Foto: Panamá América).

1 COMENTARIO

  1. Antonio Saldaña tu sabes lo que significa tránsfugas….. pareciera que no.
    Muchas palabras rebuscadas para llegar a un punto que no dice nada.

Deja un comentario