Alianza Estratégica llama a frenar abusos contra la clase trabajadora

0
19
Gisela Pérez Polo.

 

La dirigente de la Alianza Estratégica Nacional (AEN) Gisela Pérez Polo llamó a fortalecer los métodos de lucha y solidaridad en Panamá, con el objetivo de frenar los abusos de poder contra la clase trabajadoras, así como los actos de corrupción, el saqueo y la depredación de los bienes canaleros que representan el patrimonio más valioso del valeroso pueblo panameño.

En un discurso pronunciado en un encuentro convocado por la AEN, Pérez Polo exhortó a materializar la unidad a través de acciones concretas. A continuación, Bayano digital presenta las partes más sobresalientes de esa disertación enfocada en las prioridades nacionales del movimiento popular:

Con humildad, acepto la tarea que los compañeros de la Alianza Estratégica Nacional me han confiado. No los defraudaré.

El coordinador general de la Alianza Estratégica Nacional es quien representa a cada uno de vosotros. No es el que manda. No es el que negocia con los poderes fácticos ni con el gobierno de turno. Es el que representa la voz de la base social. Qué se escuche bien claro: Esta posición es para servir, no para negociar por debajo de la mesa con los poderosos. Es para defender la posición de las mayorías de los miembros de AEN!

Buenas tardes, queridos compañeros. Son queridos porque hemos compartido momentos felices, momentos de indignación y también momentos de dolor. Hemos sentido juntos la impotencia de no poder hacer más allá de lo que nuestra conciencia, las reglas de la convivencia pacífica y nuestra creencias nos permite, Hemos llorado juntos, por la partida de  los que ya se fueron. Compartimos sueños… Por eso son mis queridos compañeros. Porque estamos construyendo la realidad.

Dice Helder Camara: “Cuando sueñas solo, es sólo un sueño.  Cuando sueñas con otros es el comienzo de la realidad. Estamos soñando! Soñamos con una Alianza Estratégica Nacional que aglutine a todos los sectores del país. Soñamos con una Alianza estratégica Nacional propositiva, con visión de país.

Soñamos con un Panamá equitativo, con un Panamá en el que el poder ciudadano sea el que impere sobre los mezquinos intereses y  mande en este país. Con un Panamá de justicia y libertad. Tengan la seguridad que ya estamos construyendo esa realidad.

Ya hemos cumplido la etapa de la rebeldía, del empoderamiento. Entramos a la fase de organización y fortalecimiento institucional. Hoy, iniciamos el adecentamiento de nuestra organización. Debemos tener un código de ética y valores. Eso nos dará credibilidad y ofrecerá confianza a la base social. Ellos no encuentran asidero en una organización seria.  

La Alianza conjuga  dos aspectos complejos. Uno es la crisis política social y económica del país, y el otro es el crecimiento y las tareas de la AEN. La lucha de AEN contra los abusos y atropellos es muy dura. Los logros se obtienen con persistencia, solidaridad y apoyo. Con movilización y unidad entre nosotros.  

En el aspecto de la crisis que golpea en especial, a los trabajadores y, como nunca, a la clase media, los poderes aprovechan de hacer negocios burlando controles ambientales y atropellando comunidades y pueblos originarios: Barro Blanco, Alajuela, las áreas del Canal y Matusagaratí son los mejores ejemplos.

Esto sólo los podremos enfrentar con buena organización, con unidad, solidaridad, con actitudes constructivas, dejando a un lado el personalismo y las discrepancias.   

Presentaremos un plan de trabajo dentro de un mes y retomaremos prioritariamente tareas como el pliego social y el plan estratégico. En los temas prioritarios, haremos grupos de trabajo tipo fuerzas de tareas. Urgentemente, llamaremos a una Comisión para que atienda el problema Barú conjuntamente con los compañeros baruenses.

Las Provincias de Chiriquí, Colón, Coclé y, próximamente Los Santos deben trabajar en su organización.

Es una tarea ineludible el fortalecimiento de la Provincia de Herrera.  

El Consejo Directivo debe funcionar igual como lo ha hecho hasta ahora: velando porque se cumplan los acuerdos de la Asamblea General y siendo el pilar que sostiene a la AEN.

El desarrollo de la juventud de la Alianza es nuestra prioridad del trabajo y organización interna. Vivimos una crisis de nacionalidad y patriotismo y son ellos los que pueden generar los grandes cambios en esa generación que, intencionalmente, la burguesía criolla con los partidos políticos enemigos del Proceso Revolucionario, urdieron la trama para defenestrar la  Reforma Educativa.  Premeditadamente, lo hicieron… con el propósito de hacer la diferencia entre ricos y pobres… que la clase media no siguiera superándose y, borrar la memoria histórica, para así apoderarse de todo, como antes de 1968.

Los anhelos destrozados por el incumplimiento de los gobiernos,  los clamores de justicia no escuchados,  van formándose metódica, silenciosa e  inexorablemente, en nuevas concepciones de equilibrio, diversas inquietudes de la voluntad hacia un sistema más adecuado y justo de la vida. Y cuando estos elementos irrumpen en un momento dado, el calor de un pretexto de apariencia insignificante pero insondable y demoledor, como una chispa sobre materias inflamables, estallará.

Quienes habían creído dotar a su poder, de unas características aparentemente indestructibles, son los primeros poseídos por una sensación de sorpresa y confusión.

Tal vez, fue lo que experimentaron los poderes que mantenían la hegemonía del mundo ante la presencia de la nueva concepción de vida que trajo el Maestro Jesús. O lo que experimentaron los rusos de la época del Zar, cuando irrumpió la revolución bolchevique. O lo que experimentó la institucionalidad monárquica cuando la Revolución Francesa. Quizás es lo mismo que ha sentido la clase dominante venezolana cuando llegó Hugo Chávez al poder. . O la amarga experiencia de quienes eran dueños de una finca llamada Panamá, antes del Golpe de 1968. 

Alianza Estratégica Nacional.

Pero, ¿qué fue lo que produjo ese estallido?  El abuso, robo al erario público, atropello, despojo e impunidad.

Panamá tiene una situación, de un lado aquellos a quienes el poder adormece y estanca, a quienes el ejercicio del mando destruye el impulso de la inconformidad. A quienes por actuar en ambientes de beneficiados se les hace sordo el oído para escuchar el clamor que se incuba y vibra como un presagio de tempestad. De otro lado   estamos los que  producimos este mismo clamor en la escuela, en el rancho desolado del campesino, en el taller sonoro del artesano, en el alma de la madre y en el seno de la juventud, en la mente del industrial y del comerciante que van gestando  una nueva ansiedad en la forma de organización de la sociedad.

No quiero cerrar mis palabras, sin antes recordar a dos grandes que ya partieron: Miguel Hidalgo y mi amigo, hermano, maestro Carlos Jerónimo Núñez.   

Recuerdo la última vez que vi a Miguel Hidalgo, en Santiago de Veraguas, con una gran sonrisa de satisfacción porque habíamos logrado, por fin, hacer las fichas de inscripción. Cuán orgulloso se sentiría hoy de nuestro crecimiento.

Carlos Jerónimo, en ese lugar tan privilegiado que estás, debes estar feliz porque tu pupila va a seguir haciendo el trabajo revolucionario que hacíamos juntos: la visita permanente a cada organización. Me harás falta amigo, porque no estarás para acompañarme. Pero sé que allá tú y Miguel Hidalgo estarán pendientes de lo que hagamos de aquí en adelante. A todos, les pido que se pongan de pie y demos un aplauso en honor a estos dos compañeros inclaudicables, valientes y desprendidos, que dieron todo por la lucha social.

Deja un comentario