Accidentes reflejan agudización del caos en Panamá

0
15
Colisión provocada por la imprudencia de conductores en Avenida La Paz, en el corregimiento de Bethania, en la capital panameña. (Foto Bayano).

Por David Carrasco

Los accidentes de Tránsito, así como el drástico aumento de las cifras de colisiones, vuelcos, atropellos, fugas, muertos y heridos, son el resultado de la agudización del caos del Transporte en Panamá, donde hay 1,2 millones de vehículos registrados, y la población demanda la presencia activa de una institución rectora con suficiente prestigio para enfrentar las causas de una crisis sin solución aparente a corto plazo

A esa conclusión arribaron analistas del sector consultados por Bayano digital, en medio persistentes quejas debido al pésimo servicio del Transporte público y las dificultades de miles de pasajeros de carros particulares, taxis y autobuses atascados, que forman parte de un sistema repleto de falencias que induce críticas y escepticismo sobre el futuro de las ciudades.

El secretario general de la Unión de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá ((Uncurepa), Pedro Acosta, comentó que “en efecto, los accidentes son provocados por un caos en el Transporte”. Añadió que “ese caos causa serios embotellamiento y perjudica a la población, pero conviene a las distribuidoras de productos del petróleo, debido al elevado consumo diario de combustible en los motores de combustión”.

Acosta señaló que usuarios desesperados por los llamados “tranques” en las vías, son tentados a infringir las normas y recurren al manejo desordenado de vehículos, para reducir las pérdidas económicas de pequeños negocios que deben posponer la entrega diaria de productos. “Esos costos de la ineficiencia del Transporte los paga la población, que vive el estrés cotidiano y carece de opciones o alternativas”, precisó el dirigente de la Uncurepa.

La Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) realizó en 2017 la apertura de ofertas correspondientes a la Licitación por Mejor Valor para la “Implementación de Medios Electrónicos en la Mejora de la Seguridad Vial, la Gestión y Fiscalización de la Movilidad Urbana de las Principales Intersecciones de la Ciudad de Panamá”, en la que se presentaron a concurso dos empresas competidoras para concretar el proyecto.

Sin embargo, Acosta denunció que las autoridades en este país son “cómplices del caos vehicular”, que termina por causar accidentes. Adujo que si esas mismas autoridades se decidieran a resolver el problema en la calles, en forma integral, no hubieses caos en las áreas urbanas de mayor circulación en Panamá”. Aseveró que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) no hace las calles que son requeridas y la ATTT es un “cero a la izquierda”.

Reseñó que muchas colisiones simples tienen un común denominador: la intolerancia de los conductores agobiados por el estrés, exceso de velocidad, manejo imprudente y en estado de ebriedad para rebasar a otros carros, falta de señalización adecuada y vehículos en mal estado que en forma inconcebible pasan el revisado anual y exponen a los pasajeros a riesgos de lesiones o a la fatalidad en carreteras llenas de baches.

A ello se suman otros problemas, como la insuficiencia de aceras, la limitada capacidad institucional para gestionar y monitorear el sistema del Metro Bus, la falta de infraestructura preferencial para los autobuses, la escasez de flota, la imposibilidad de una única tipología de buses para operar en las calles estrechas de la ciudad de Panamá y dificultades para el trasbordo.

Cifras alarmantes

Embotellamiento en la Ciudad de Panamá, donde cada año son vendidos más de 64.000 vehículos nuevos. (Foto Search).

Un estudio apoyado por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT), a través del Sistema Nacional de Investigación (SNI), otorgó estímulos económicos para que la Dra. Virginia Núñez y el Dr. Iván Landires, investigasen la prevalencia y las características de los niños que son víctimas de accidentes de tránsito en Panamá.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) de los años 2005 a 2012, reflejaron que en ese periodo 10.603 niños de 0 a 14 años de edad fueron víctimas de accidentes de Tránsito en este país. El estudio indicó que en Panamá la tasa de mortalidad infantil por accidentes en las carreteras pasó de 2,11 en el 2005 a 3,63 en el año 2012, lo que representa un incremento de más del 40 por ciento en el período comparado.

Las muertes por traumas ocasionadas por eventos de Tránsito son la cuarta causa de muerte en Panamá, después de las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y cáncer. En 2015, más de 13.000 personas fueron heridas en accidentes de tránsito y las cifras no paran de crecer.

Además, la siniestralidad de los seguros de automóvil demuestra que los hechos de Tránsito no cesan. En 2015, el acumulado de siniestros en este ramo fue de 144 millones de dólares, mientras que en 2016 se incrementó a 174 millones, es decir un 20,8 por ciento más.

Martha Quiodettis, jefa de la Unidad de Trauma del Hospital Santo Tomás, dijo en 2015 que más de 1,5 millones de dólares anuales son destinados en ese nosocomio para la atención de pacientes traumatizados que terminaron hospitalizados en esa sección. La cifra fue estimada sobre la base a un promedio de atención por siete días, sin tomar en cuenta los gastos de medicamentos y laboratorios.

El abogado Víctor Martínez, quien representa a víctimas de accidentes de Tránsito en Panamá, dijo a Bayano digital que uno de problemas que impide encontrar una solución adecuada para millones de usuarios, es que “el Transporte en Panamá está manejado por mafias”. El jurista manifestó su desencanto con el sistema judicial, que ha entorpecido las indemnizaciones a víctimas inocentes de un mal sistema de Transporte.

Martínez planteó que “la ATTT, más que una unidad técnica dedicada a regular el sistema, forma parte de las cuotas de poder entregadas a los partidos políticos”. Enfatizó que “el director (de la ATTT) no tiene la formación técnica para acometer los problemas del sector”, envuelto en escándalos de corrupción que repercuten en la vida de los ciudadanos.

Falta de adecuada planificación

La Sociedad de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) denunció que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) no está tomando en cuenta a esta organización para la solución de los problemas relacionados con el Transporte en Panamá y, particularmente, con la construcción de un nuevo puente sobre la vía interoceánica, para el desplazamiento masivo de pasajeros.

Al respecto, Dr. Angelino Harris, catedrático de Ingeniería de Transportes de la Universidad Tecnológica de Panamá, reconoció que existe un serio problema de movilidad en las zonas urbanas. En conversación con Bayano digital, el experto precisó que hay dos problemas centrales que deben ser ventilados: la alta dependencia del automóvil y la debilidad institucional para planificar y supervisar el Transporte en el ámbito metropolitano.

Precisó que de los dos millones de viajes motorizados diarios que son realizados en el área metropolitana, el 50 por ciento se efectúa en autos, proporción comparativamente superior a otras ciudades en las que se emplea el 30 por ciento. Puntualizó que el actual Metro debe ir acompañado de un sistema de superficie que reduzca la alta dependía del auto, lo que aliviaría la presión generada por el embotellamiento que resta calidad de vida a los panameños y contribuye a generar  conflictos indeseables en la urbe.

Deja un comentario