0
109

El Dedo
Por Niko Jones

Empezaron las plegarias con velas encendidas para que el PRD, el partido político que fundó Omar Torrijos, no se vaya por un sumidero. Su rescate exige apostar por el Torrijismo y sacar a los fariseos del tempo, ¡Amanecerá y veremos!

Los bomberos en Veracruz, cerca del Canal de Panamá y de la próspera zona Panamá Pacífico, tienen que ir a apagar fuegos en velocípedos porque carecen de carros y mangueras. Los miran como mendigos en el gobierno varelista.

La vía interoceánica sigue siendo una herida abierta, desde que cerraron la Escuela de Aprendices. Ahora quieren meter por la puerta de atrás a un fenicio en su Junta Directiva. ¡Horror!

Y hablando de seguridad, los policías viven en el desamparo. Si los mata un rayo después de turno o pelan el bollo en un zaperoco fuera de hora, su familia no cobra ni un centavo del seguro de vida, ya que tienen que morir con las botas puestas.

Algo parecido le ocurre a pasajeros del MetroBus. El seguro de accidentes de ese sistema sólo cubre a los que viajan sentados. ¿Qué pasó con el pueblo primero, apreciado Big Turtle?

Algunos comerciantes quieren cambiar el lema “Bayano ruge”, por la consigna “Hagamos billete con el río Bayano”. Evitemos que la mafia se quede con el santo y la limosna.

Los buscadores de agua sólo quieren pagar por el valor de uso, mientras se apoderan del vital líquido, y luego se la venden a tu mamá y a tu abuelito en botellitas, a precio de oro.

El sistema institucional y jurídico no se acopla a las demandas de agua en Panamá, donde el recurso hídrico ha sido tomado y privatizado sin permiso de la mayoría de los panameños.

Se necesita un tribunal del agua, cuya sentencia para los ricos sea: ¡los vamos a ahogar!, por tramposos y cochinos.

Berta Cáceres fue asesinada en Honduras por oponerse a las hidroeléctricas en manos privadas. Su lucha era similar a la que realizan indígenas panameños. Ellos también han sido reprimido por una oligarquía que no tiene nacionalidad.

Sin duda, la represión en Honduras debe hacer que en Panamá los ambientalistas pongan sus barbas en remojo, tras denunciar que se están robado el H2O en nuestras narices.

En Panamá, está de moda que fiscales den casa por cárcel por delitos de “cuello blanco”. Pero, ¿qué pasó con el botín sustraído del Estados por el tiburón blanco y sus compinches.

Martinelli tomaba mojitos en Miami Beach, cuando Mulino era detenido. A Tusko Jones preguntaron si la detención del ex ministro se debió a que no es dueño de supermercado.

La respuesta llegó con Misko Jones, mientras veía el video del grupo Afrodisíaco: “es que no todos somos iguales”.

No hay comentarios

Deja un comentario