TAREAS PENDIENTES

Para poder conseguir una sociedad madura, que busque solución a lo importante y no a lo banal, a lo cosmético, es urgente también lograr el fortalecimiento de nuestras instituciones.

1
82
Tenemos problemas en discutir las acciones necesarias para conseguir permanentemente el bienestar de los panameños

TAREAS PENDIENTES

Juan Carlos Arosemena V.

Ex Diputado de la República

  •  Para poder conseguir  una sociedad madura, que busque solución  a lo importante y no a lo banal, a lo cosmético, es urgente también lograr el fortalecimiento de nuestras instituciones.

Todos os tenemos el derecho a votar por quienes consideramos son los mejores. Sin embargo, continuaré peleando por el derecho para que todos, y especialmente, de las minorías, vivan mejor. Muchos vicios afloran en cada elección para manipular al electorado y adicional, sufrimos escasez de debates e ideas, y por eso, tenemos problemas en discutir las acciones necesarias para conseguir permanentemente el bienestar de los panameños – una buena educación, acceso a un buen sistema de salud y una buena alimentación, entre otros y con eso, tener oportunidad para desarrollarnos adecuadamente. Por ello, los mercaderes del poder obstaculizan tales soluciones, pues necesitan crear iniciativas para mantener el clientelismo que les permite comprar el voto, jugando con la necesidad y el futuro del panameño.

Apostar a un nuevo tipo de política es difícil, y sufrí los costos en carne propia. Sin embargo, no me arrepiento, es una tarea difícil, pero, sin duda, se puede realizar. Trabajar en el tipo de política del inteligente intercambio de ideas, escuchar al contrario y visitar permanentemente las comunidades, es la única vía para abordar temas verdaderamente importantes y con ello eliminar de la palestra al poderosísimo “Don Dinero” que viene a comprar voluntades. Si nos ponemos de acuerdo, en armonía, y sin que nadie trate de ser mas vivo que el vecino, podremos discutir como explotar las ventajas logísticas de nuestra posición geográfica (nuestro HUB) y discutir los retos que hoy se presentan en el escenario internacional. Sólo así discutiremos la mejor forma de invertir la riqueza que están generando distintos sectores económicos del país para desarrollar plenamente y de verdad, la producción agrícola, industrial y la pequeña y mediana empresa de la nación. Sólo así consensuaremos entre todos los sectores una verdadera revolución educativa que le dé más oportunidades a nuestros jóvenes. Sólo así adecuaremos la institucionalidad para que la población y los inversionistas disfruten de reglas del juego transparentes.

Este país tiene grandes oportunidades, pero no debemos caer en los errores en los que cayo el pueblo de Israel como cuenta el Antiguo Testamento. Según el libro de Jueces (2:11-6:2) en medio de la prosperidad, el corazón de la población se rebelaba contra Dios y adoraba a baal (el dinero y el poder). Es tiempo de enseriarnos y aprovechar nuestros quince minutos de fama, pues otros países vienen con el ojo del tigre, para ver como nos arrebatan lo que tenemos. Es a través del diálogo, el análisis de las amenazas y las oportunidades, el respeto a todas las ideas, la armonía, entre los políticos y la sociedad en general, que podremos enfrentarnos a estos retos. Dependerá de todos nosotros empinarnos sobre las pequeñeces.

Para poder conseguir una sociedad madura, que busque solución a lo importante y no a lo banal, a lo cosmético, es urgente también lograr el fortalecimiento de nuestras instituciones. Es fundamental que podamos contar con un órgano judicial y legislativo independiente a los caprichos del órgano ejecutivo. Este fortalecimiento institucional nos permitirá, por fin , tener pesos y contra pesos que permitan perfeccionar la administración pública. Pero también es fundamental una debida participación de la ciudadanía. No podemos continuar con ciudadanos dormidos, que no se esfuercen por presionar a los políticos o luchar junto a ellos por una mejor comunidad. Será por medio de la madurez de los panameños que lograremos tener un buen sistema democrático, personas que nos representen adecuadamente en los distintos cargos públicos y mesas donde la clase política y la sociedad civil se puedan sentar para ponerse de acuerdo en como solucionar distintos temas que sean para mejorar el desarrollo humano de los panameños.

 

 

1 COMENTARIO

  1. Esta claro que la ciudadania tiene que involucrarse en sus repuestas, debe participar a través de un activo o nivel de organización; pero no menos cierto es que este colectivo una vez concluída esta etapa de reestructuración interna tenemos que asumir el rol de la militancia programática, de oposición ciostructiva, de meternos de lleno en el métido que nos conecte con la ciudadanía que reclama transparencia, credibilidad, confianza y con la sociedad en su conjunto que aspira a nuevos derroteros y puertos seguro.
    Cuando tengamos estas tareas andando, solo entonces lograremos articular una oferta electoral que junto a Una Visión de País, con planes, metas definidas; podremos movilizar para ganar.
    Primero adentro y luego hacia afuera.

Deja un comentario