El melancólico ocaso de la tienda por departamentos estadounidense Sears

0
24
Algunos opinan que Sears no ha podido actualizarse. (Foto: Getty Images).

Redacción
BBC Mundo

Durante 130 años, la tienda por departamento estadounidense Sears ha sido un nombre de referencia en el rubro.

Hasta 1989 era la compañía de venta al por menor más grande de Estados Unidos.

Y en América Latina tiene presencia en distintos países.

En la actualidad, sin embargo, la empresa atraviesa una crisis y opera con pérdida. Se ha visto afectada por la creciente tendencia de los estadounidenses a comprar a través de internet.

“En enero anunció la venta de una de sus subsidiarias y el cierre de más de 100 sucursales con el objetivo de mejorar sus finanzas. Pero para algunos, a menos que ocurra un milagro, Sears se declarará en bancarrota en los próximos años”, indica Daniel Thomas, reportero de finanzas de la BBC.

Para tener una idea de la situación de la empresa, Thomas se refiere a los números.

“En 2006, sus ventas estaban por el orden de los US$53.000 millones. En 2015 totalizaron apenas US$25.000 millones. Está perdiendo más de US$1.000 millones al año”.

¿Qué pasó?

Sears se fundó en 1886 como una empresa de compras por correo a través de catálogos. Sus primeras tiendas se abrieron en 1925.

Su mayor problema en los últimos años ha sido el drástico cambio en el consumo que ha tenido lugar en EE.UU., según Neil Saunders, director de Conlumino, una agencia de investigación de mercado en Nueva York.

“La gente está recurriendo cada vez más a internet para hacer sus compras, no a los centros comerciales, que es donde se encuentran la mayoría de las tiendas de Sears”, le dijo a la BBC.

Y esto ocurre en un momento de competencia sin precedentes, con el surgimiento de gigantes en sitios web de compras como Amazon.

Pero hay otro problema, de acuerdo al análisis que hace Saunders.

“A diferencia de competidores como JC Penney y Macy’s, que han tratado de mantenerse actualizadas, Sears tiene mucho tiempo sin invertir en sus tiendas. Ni en personal ni en productos. Tampoco en innovación”, afirma Saunders.

Otro factor en la ecuación es que, en la actualidad, los clientes exigen más.

“Los consumidores tienen mayores expectativas desde la perspectiva física y la digital”, le dice a la BBC Tiffany Hogan, experta en tendencias comerciales al menudeo en EE.UU., de la analista de mercado Kantar.

Y añade: “No ha capitalizado el reconocimiento de la marca y la fortaleza que tuvo durante tantos años en EE.UU.”q.

Proceso de transformación

El director de las empresas que agrupa Sears, Eddie Lampert, dice que la firma está en medio de una transformación a largo plazo que garantice su éxito tanto en internet como en las tiendas.

También está apostando al programa de recompensas de la compañía, que le permite a los clientes frecuentes acumular puntos por sus compras y transformarlos en cupones de descuento.

Adicionalmente, Sears diseñó un plan que, aparte de la venta de activos y el cierre de tiendas, incluía la solicitud de un préstamo al fondo de inversiones ESL.

“Pero esto no ha logrado que la empresa vuelva a ser rentable, sigue acumulando una gran deuda. El valor de las acciones de la compañía mejoró tras el anuncio, pero volvió a caer”, explica Thomas, reportero de finanzas de la BBC.

Christina Boni, de la calificadora de riesgo Moody’s, dice que la estrategia de Sears de mantenerse a través de la venta de activos no es eterna.

Por su parte, Matt McGinley, del banco de inversiones Evercore ISI, le dijo a la agencia de noticias Bloomberg: “No creo que haya ninguna opción viable para la rentabilidad de la compañía”.

Consultada con respecto a su situación, Sears le dijo a la BBC que no iba a hacer comentarios con respecto a rumores ni especulaciones.

“Creemos que tenemos los recursos necesarios para nuestra transformación y también para cumplir con nuestros compromisos financieros”.

Impacto

Si Sears se declarara en bancarrota, las consecuencias se sentirían.

“El impacto local del cierre de 150 tiendas podría ser significativo por la presencia de la tienda de departamento en los centros comerciales, que tendrán que conseguir negocios alternativos para que ocupen ese espacio”, afirma Hogan, de la analista de mercado al por menor Kantar.

Sears, sin embargo, no es la única empresa que atraviesa momentos difíciles. Otras compañías similares también se enfrentan a cierres de sucursales e incluso a la posibilidad de desaparecer.

Para la analista de Moody’s, Christina Boni, puede que esa realidad no sea tan mala.

“Hay demasiadas tiendas en EE.UU., así que estamos empezando a ver una depuración, es parte del proceso natural de un ciclo”, concluye Boni.

Deja un comentario