Desafíos del mercado mundial de miel de abeja

0
121
Miel de abeja para la exportación.

Desafíos del mercado mundial de miel de abeja

Por Roberto Salomón

La Habana (PL) – El mercado mundial de miel de abeja, de cerca de un millón 200 mil toneladas, atraviesa por un período de crisis de los precios, particularmente debido a la sobreoferta de ese rubro.

Según expertos, está última se debe en gran medida a que Argentina –mayor productor latinoamericano– a causa de problemas internos dejó de exportar en 2014 a Estados Unidos unas 20 mil toneladas, volumen que sumado al logrado por esa nación austral en 2015, contribuyó a saturar el nivel de las existencias globales.

Ante esa situación, el país norteño acudió a otros exportadores, en este caso los asiáticos, que extraen una miel de menor calidad pero más barata e integran la región de mayor crecimiento, alrededor del cuatro por ciento en los últimos años.

También complicó la sobreoferta el conflicto geopolítico aún reciente entre Ucrania y Rusia, que interrumpió los grandes suministros de la primera de esas dos naciones a la segunda, con el consiguiente incremento del stock de miel a disposición del mercado internacional, refiere a Prensa Latina el director del Centro de Investigaciones Apícolas (Ciapi), Adolfo Pérez.

Las importaciones internacionales se redujeron, asimismo, debido al invierno de 2015, menos intenso respecto a temporadas anteriores. Esto quiere decir que merma el consumo de ese nutriente energético cuando la temperatura es mayor, agrega el directivo, quien presidió el recién celebrado XII Congreso Latinoamericano de Apicultura.

Pérez explica que como resultado de las causas mencionadas, los precios internacionales de la miel descendieron de más de tres mil 200 dólares la tonelada, a cerca de dos mil 500, lo cual afectó a numerosos apicultores en la región y el mundo.

A juicio del presidente de la Federación Latinoamericana de Apicultura (Filapi), el chileno Misael Cuevas Bravo, el mercado está a la expectativa de la oferta y la demanda, tras años de bonanza.

Mencionó entre los principales desafíos, la disminución de las barreras arancelarias, solucionar los problemas de adulteración de la miel comercializada, de la calidad –acerca de la cual los clientes son cada vez más exigentes–, los provocados por el cambio climático y la diversificación, es decir, lograr productos de mayor valor agregado a partir de esa materia prima.

Según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, actualmente Asia encabeza la producción apícola mundial, tanto en rendimiento por colmena como en el volumen, gracias a un crecimiento estable en la última década, mientras que otras zonas como África y Latinoamérica y el Caribe mantienen un rezago en ese sentido.

Europa y Estados Unidos son igualmente grandes productores, exportadores e importadores, y cuentan con elevado índice de mecanización y tecnificación de sus respectivas apiculturas, actividad de gran dedicación y de condiciones duras de labor en los países en desarrollo.

Estos se han convertido en meros extractores de miel que venden a las naciones industrializadas, las cuales las aprovechan, además, como materia prima para desarrollar productos de mayor valor agregado.

Si bien Argentina, China, Vietnam y México encabezan los principales exportadores a nivel mundial, se observa últimamente que países como Turquía, Hungría, Brasil e India emergen en la palestra global con creciente participación.

Por otra parte Estados Unidos, Japón, y Alemania, Reino Unido y otras naciones europeas constituyen los principales importadores y controlan más del 60 por ciento de la miel comercializada internacionalmente.

Mercado de miel orgánica

En algunas naciones el uso de abundantes fertilizantes químicos en su agricultura ha reducido las poblaciones de abejas y suscitado una tendencia al estancamiento de la producción.

Esas y otras razones, fundamentalmente las relacionadas con la pureza e inocuidad de la miel, despiertan un mayor interés por la de tipo orgánica, dígase la obtenida por las abejas de la floración de campos donde se prescinde del uso de esos medios y acude a los abonos naturales o ecológicos.

No es fortuito por ello determinada tendencia a la baja del consumo de miel convencional, al reconocerse las bondades de aquella.

El mercado además se muestra permeable a nuevos rubros de la diversificación, como el de la miel monofloral, o sea, la extraída de vegetaciones preferidas por los clientes, así como de productos cosméticos, fármacos nutritivos y terapéuticos, y otros destinados a la repostería en la industria alimentaria.

Tanto Cuevas como el director del Ciapi coincidieron en que el principal desafío de la apicultura en el mundo es lograr una mayor atención de los gobernantes y los organismos internacionales, acerca de la importancia de su producción y mercado.

Aunque este último no es muy voluminoso –sólo de tres mil 500 millones de dólares a nivel global–, en comparación con el de otros alimentos las abejas garantizan con la polinización más del 70 por ciento de los frutos de la agricultura, de manera que, como advirtiera el famoso científico Albert Einstein, si esos seres desaparecieran el ser humano apenas podría supervivir unos cuantos años.

Deja un comentario