Confianza contra aislamiento en Foro de San Petersburgo

0
6
Vladimir Putin en Foro de San Petesburgo.

Por Antonio Rondón

Moscú (PL) – El presidente de Rusia, Vladimir Putin, pareció poner en el centro de discusión del XXII Foro Económico Internacional de San Petersburgo la confianza en los negocios, ante los intentos de Occidente de aislar a su país.

Putin pareció lograr, a juzgar por los resultados del foro efectuado del 24 al 26 de mayo, que los aires de aislamiento en Occidente chocaran con una cruda realidad: las políticas de sanciones también afectan los intereses de muchas compañías europeas y asiáticas.

Lo que logra la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, es una especie de bumerán que, por el contrario, llegó a unir en un mismo panel de la sesión plenaria a altos dirigentes de Rusia, Francia, Japón y China.

El tema del foro, la economía a través de la creación de la confianza, obligó a quienes participaron en el plenario a pronunciarse en contra o al menos comentar los factores que perjudican dicho asunto.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se pronunció por recuperar la cooperación estratégica y el refuerzo de una asociación con Rusia.

Tampoco el primer ministro nipón, Shinzo Abe, se quedó atrás en propuestas de proyectos conjuntos, incluida la integración de Japón al futuro paso marítimo del norte, defendido por Rusia, y su llamado a la firma definitiva de un Tratado de Paz con Moscú.

Macron fue más específico al reconocer que era necesario contar con la opinión de Rusia y respetar los intereses de ese país que, afirmó, logró una influencia en el Medio Oriente digna de ser tomada en cuenta.

Además, el jefe de Estado galo reconoció la importancia de Moscú para el empresariado francés que, recordó, nunca abandonó Rusia, ni en los momentos más duros.

Solo en el marco de su visita a esta nación, el mandatario francés afirmó que se rubricaron 20 acuerdos bilaterales.

De esa forma, negar lo obvio, sobre todo después que en Sochi una reciente reunión de Putin con la canciller federal alemana, Angela Merkel, se desarrolló en un tono similar, era ir contra la lógica.

El propio cónclave de San Petersburgo, considerado uno de los más importantes del orbe después del Foro de Davos, se encargó de demostrarlo.

La cita reunió a unos 17.000 delegados de 143 países, muy por encima de los poco más de siete mil registrados en 2013, mientras se firmaron 550 acuerdos por un monto de dos billones 365.000 millones de rublos (unos 38.000 millones de dólares).

Además, el foro anidó el acuerdo firmado entre la empresa rusa Novatek y la francesa Total para la venta a esta por 2.550 millones de dólares del 10 por ciento de la participación en el nuevo proyecto de gas comprimido Artik SPG.

Tejsnabexport y Electricité de France firmaron un acuerdo para proveer combustible nuclear regenerado entre 2023 y 2033.

La empresa rusa Gazprom Energoholding y la alemana Siemens acordaron la producción de equipos electrodomésticos, mientras la compañía de telefonía móvil de la nación euroasiática Megafon y la Nokia establecieron cooperación estratégica para el desarrollo de comunicaciones 5G.

Otro arreglo similar lo rubricaron el consorcio chino Huawei y la compañía rusa Bimpelkom (Beeline) para preparar en dos años la tecnología 5G.

La automotriz Kamaz y la Daimler firmaron un acuerdo de cooperación por un volumen de 46 mil millones de rublos (unos 738 millones de dólares).

Todo ello respondió al carácter de foro-exposición que presentó el evento de San Petersburgo, ubicado en un complejo de pabellones en las afueras de la ciudad, donde todas las empresas rusas exhibieron sus muestras, incluidos los medios de difusión.

Los grupos más numerosos vinieron de Estados Unidos, Francia y Japón, en ese orden. América Latina también estuvo representada, en especial Cuba, que viajó a este foro con una delegación de alto nivel.

El vicepresidente del Consejo de Ministros y titular cubano de Economía y Planificación, Ricardo Cabrisas, visitó la ciudad norteña rusa, acompañado de dirigentes de los ministerios de Agricultura, Industria, Energía y Mina, Transporte, y Ciencia y Tecnología, entre otros.

Además, al foro asistió la vicepresidenta del Consejo de Estado y Contralora General de la República de Cuba, Gladys Bejerano, quien dialogó con el nuevo director de la Cámara de Cuentas de Rusia, Alexei Kudrin, junto al cual participó en una mesa redonda, en el marco del Foro.

Cabrisas participó en un panel durante la sesión plenaria, donde se refirió a los planes de desarrollo socioeconómico de la isla hasta 2030 y la presencia crucial de Rusia en su ejecución.

Además, el vicepresidente cubano rechazó el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra la isla y ratificó la continuidad del curso seguido desde el triunfo de la Revolución por la nueva dirección del país, elegida en abril pasado.

Asimismo. Cabrisas dialogó con el primer viceprimer ministro de Economía y Finanzas ruso Anton Siluanov, con el titular de Transporte, Evgueni Ditrich, y con el asesor presidencial Anton Kabiakov.

La apretada agenda de Cabrisas incluyó, además, encuentros con el director general de Ferrocarriles, Oleg Belosiorov, con viceministros de Industria y Comercio, así como con otros funcionarios del gobierno ruso.

El evento mostró actividad, asistencia, representatividad y concreción de acuerdos con un monto multimillonario que disipa cualquier teoría del supuesto aislamiento de Rusia en la arena internacional.

Como afirmó Putin en la sesión plenaria del Foro de San Petersburgo, la aplicación desmedida e injustificada de las políticas de sanciones, restricciones y castigos, en ocasiones de carácter extraterritorial, pone en peligro el sistema de comercio.

En medio de una falta de confianza extrema, el aumento de la aplicación de regímenes de sanciones puede llevar a la humanidad a regresar a una economía natural, cuando cada país producía para su consumo y no existía cooperación internacional alguna, subrayó.

Sin embargo, el foro demostró las cualidades de Rusia y de su dirección para tender puentes, dejar a un lado diferencias y discutir puntos comunes de cooperación en un intento, precisamente, por recuperar la confianza mutua.

Deja un comentario