Reviven en Panamá tradición china de hace 5.000 años

Por David Carrasco

0
68
  • El dragón (lóng en mandarín), es un animal mitológico y legendario de China y de otras culturas asiáticas. Su figura inspiró a los remeros que comparten su destino con el pueblo de Panamá, en un desafío de fuerza e inteligencia.
  • Desde sus orígenes como tótem, el dragón chino evolucionó para convertirse en un poderoso y gran animal mítico, y es el símbolo del deporte acuático chino-panameño.

Una carrera de botes de dragones, que evoca a una competencia en China hace 5.000 años, fue revivida el 6 de marzo en la comunidad costera de Veracruz, en aguas del Pacífico, contigua a la entrada del Canal de Panamá, para convertirse en un espectáculo memorable.

El presidente del Centro Cultura Chino Panameño, Fermín Chan, explicó que en el pasado milenario de China, ese torneo era efectuado en lagos y ríos, pero es la segunda vez que es convocado en un país latinoamericano, como un evento deportivo y familiar.

Chan, un próspero empresario de la industria de confecciones y promotor cultural, precisó que la actividad, en la que se inscribieron 12 equipos, coincide con el 162 aniversario de la presencia china en Panamá. El torneo es respaldado por la Embajada de Taiwán en la capital panameña y la comunidad china en este país.

“Se trata de una gran competencia, porque algunos de los capitanes de los botes han participado en la exigente carrera anual de cayucos, en aguas del Canal de Panamá”, indicó el organizador.

Antes de la partida en la playa, la tradición exige que los ojos de la cabeza del dragón en cada bote sean pintados, para que despierte esa figura mitológica, a la que hace 5.000 años los campesinos hacían ofrendas en el agua, para obtener buenas cosechas de arroz.

Los botes inscritos en la competencia son fabricados en China con fibra de vidrio y poseen la cabeza de un dragón en un extremo y en el otro una cola. Cada nave tiene a bordo a 12 remeros de ambos sexos, quienes practican con tesón para competir en el torneo.

Un ejecutante colocado al frente toca un tambor ceremonial para imprimir el ritmo a la carrera, mientras que una persona sentada en la proa maneja el timón del bote, para que la nave llegue a su destino y evitar que sea volteada por las fuertes olas.

Durante cada torneo, las familias de origen chino y panameño preparan en la playa comidas típicas y celebran un festival folclórico gratuito. Se estima que en Panamá viven más de 250.000 personas descendientes de inmigrantes chinos.

Puerto Rico y Trinidad y Tobago organizan competencias similares, pero Chan aclaró Panamá es el único país en que la carrera de botes de dragón se realiza en el océano Pacífico, lo que implica un control riguroso del tiempo antes de que finalice la pleamar.

No hay comentarios

Deja un comentario