La poesía de Carmen Tejeira de Vanegas

0
32
El amor a la patria perdura.

(Tomado de Panamápoesía.com)

Nació el 21 de marzo de 1898 en la provincia panameña de Chiriquí, en la Isla Las Paridas, preciosa ínsula en el Golfo de Chiriquí y que pertenece al Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí. Fueron sus padres Doña María del Carmen Bernal y Don Práxedes Tejeira.

La poetisa, quien falleció en 1999, nos ha dejado un jardín repleto de hermosas poesías para niños que sirven de apoyo a la Educación, tanto en el aula de clases como en nuestros hogares.

 

Soy Panameña

¡Estoy orgullosa
de ser panameña!
¡No hay tierra más linda
que mi Panamá!
La llave del mundo
legítima dueña
de la democracia,
y de la libertad.

Los hombres honestos
de grandes naciones,
aquí se reúnen
para dialogar;
y cruzan mil barcos
con sus pabellones
a los cuatro vientos
de nuestro canal.

Se opone al desastre
en otras naciones,
y ofrece su apoyo
de amor y de paz
y lucha incansable
por sus tradiciones
que son el emblema,
de su integridad.

Y estoy orgullosa
de ser panameña
porque esta es la tierra
de amor y de paz
la tierra que siempre
gloriosa se empeña
en dar como ejemplo
la hospitalidad.

(Del Libro: Semillas al Viento)

 

 

Saluda Mi Bandera

Saludemos la bandera
con respeto y con amor,
es el signo que orgulloso
representa la Nación.

Con la mano sobre el pecho
prometemos siempre amar
con orgullo y valentía
la Bandera Nacional.

¡Oh Bandera de mi patria,
mi Bandera tricolor,
te saludo con orgullo,
con respeto y con amor!

(Del libro: Mensajero del Reino)

 

 

Los Barcos en la Bahía

Los barcos en la bahía
muy quietecitos están;
pero al morir el día
se dispersan por el mar.

Yo le pregunté a mamá:
¿Los barcos a dónde van?
Los dueños son pescadores
‒me dijo‒ y van a pescar.

Esos pescados que comes,
que tanto placer te dan,
con esfuerzos y sacrificios
los pescan en alta mar.

Desde entonces admiro
los barcos y al pescador
que se lanza a los peligros
con increíble valor.

(Del libro: Mensajero del Reino)

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario