Íconos del movimiento feminista

0
11
Mujeres exigen en las calles sus derechos.

Las activistas alemanas que lucharon por los derechos de las mujeres no fueron tan radicales como sus “hermanas” en el Reino Unido. Sin embargo, también lucharon valientemente y finalmente lograron sus objetivos.

Autora Silke Wünsch (GG/VT)

A fines del siglo XVIII, las mujeres en Europa comenzaron a defender sus derechos. Incluso participaron en acciones revolucionarias, especialmente en Francia, que, después de la Revolución de 1789, sentó las bases para los derechos humanos y la igualdad de género. En Alemania, pasó medio siglo más antes de que un gran número de mujeres empezara a expresarse políticamente.

La primera luchadora

En 1843, una joven adolescente alzó su voz y reclamó que la participación de las mujeres en los asuntos políticos del Estado no era “un derecho, sino un deber”. Louise Otto-Peters tenía sólo 24 años, pero sabía defenderse y manejar su vida sola. Después de la muerte de sus padres había heredado una gran fortuna. Ella cumplió con sus aspiraciones de carrera y se convirtió en escritora, publicando poesía, ensayos, novelas y artículos periodísticos. El gobierno sajón trató de silenciarla. Pero Louise no se dejó intimidar. En 1865, fundó la “Asociación para la Educación de Mujeres de Leipzig”.

Clara Zetkin inició el Día Internacional de la Mujer.

Ese mismo año tuvo lugar en Leipzig una gran conferencia de mujeres. En los periódicos se hablaba con desdén sobre la “batalla de mujeres de Leipzig”. Pero las mujeres siguieron adelante y fundaron la “Asociación General de Mujeres Alemanas” (ADF), presidida durante casi 30 años por Louise Otto-Peters. La ADF fue la chispa inicial que condujo a la fundación de numerosas asociaciones de mujeres en toda Alemania.

Educación para las niñas

El primer y más importante objetivo fue lograr una educación general para mujeres y niñas. La educación escolar para los chicos era normal en ese entonces, pero las niñas de clase baja tenían que trabajar, mientras que a las niñas de la clase media se las preparaba para el matrimonio. Las niñas que sabían escribir y leer tenían mucha suerte. Las activistas tuvieron que luchar durante muchos años, pero, finalmente, en los años 1899 y 1900 las mujeres lograron ser admitidas a las universidades alemanas. Y en 1908, el sistema escolar para niñas fue garantizado por el Estado.

La vida privada de la joven Clara Eißner era todo un escándalo para la Alemania de esos tiempos. Sin estar casada vivía junto con el ruso Ossip Zetkin, tomó su nombre y tuvo dos hijos con él. Como educadora se unió al Partido Socialista de Trabajadores, que más tarde se convirtió en el SPD. Clara Zetkin fue la que inició el Día internacional de la Mujer (8 de marzo) como un día de lucha por la igualdad, la democracia, la paz y el socialismo. El primero se celebró en 1911 bajo el lema “Adelante con el sufragio femenino”.

El derecho de influir en la política

Anita Augspurg y su compañera Lida Gustava Heyman también lucharon por el sufragio

Anita Augspurg, abogada alemana y activista del movimiento de mujeres.

femenino en Alemania. Ellas eran menos pacíficas que sus “hermanas” de la clase burguesa alemana y se inspiraban más en la lucha de las sufragistas en Inglaterra con sus huelgas de hambre, vandalismo y manifestaciones masivas.

Augspurg estudió derecho en Suiza, algo impensable en Alemania a fines del siglo XIX. Obtuvo su doctorado y con ello también los conocimientos legales para luchar por reformas en Alemania.

Hubo cooperaciones con asociaciones de otros países europeos, sobre todo con el movimiento sufragista en Inglaterra. Mientras que a las mujeres en los Países Bajos y en Escandinavia ya se les permitía votar desde hace años, las mujeres en Alemania, Austria, Polonia e Inglaterra tuvieron que luchar por el derecho al voto hasta 1918.

Deja un comentario