Annie Garcés, una cantante enamorada de la trova cubana

0
12
Annie Garcés.

Por Martha Sánchez

La Habana (PL).- Annie Garcés toca la flauta, aunque muy pocos en su Cuba natal la conocen como instrumentista, pero quien la ha oído cantar no puede permanecer indiferente ante la voz de esa joven de 21 años.

Dentro y fuera del país, muchos la descubrieron a fines de noviembre de 2016 cuando el cantautor Raúl Tórres la invitó a grabar, junto a otros valiosos artistas locales, su canción Cabalgando con Fidel, apenas unas horas después del fallecimiento del líder de la Revolución Cubana.

Para mí hubiese sido igual de importante haber estado en los coros de este tema, sin embargo, tuve el gran honor y la responsabilidad de cerrarlo, lo cual le agradezco a Torres y a la cantante Luna Manzanares -dos artistas que admiro profundamente-, contó Garcés a Prensa Latina.

Con humildad y desenfado, sin artilugios y hasta sin maquillaje, califica de gran reto haber tenido que ponerse al nivel de todos los participantes en la canción compartida también por el trovador Eduardo Sosa y la Orquesta Sinfónica Nacional.

El cariño de la gente del pueblo ha sido muy satisfactorio, a pesar de la tristeza implícita en el tema, creo que toda Cuba se refugió en él, opinó esta muchacha de apariencia frágil, tal vez por el asma, que en nada diezma su espíritu de trabajo.

Desde niña quiso ser cantante y un poco relegó el sueño cuando comenzó a estudiar flauta en la occidental provincia de la Isla de la Juventud y luego en el Conservatorio Guillermo Tomás de Guanabacoa, en La Habana, donde se graduó.

Esa formación musical será un tesoro y un soporte para siempre, sin embargo, la joven apenas comienza a cumplir su anhelo de ser vocalista mientras ejerce la conducción del programa Cuerda Viva de la televisión cubana y, paralelamente, trabaja con Sosa, a quien considera un guía.

De todos los géneros musicales le fascina la trova, apuesta de lleno por ella -tradicional, nueva y novísima- y lamenta la escasa difusión de ese repertorio actualmente en los medios masivos de comunicación, más inclinados hacia estilos comerciales.

Mi mamá es muy admiradora de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, eso desde niña se me fue pegando, y por azares de la vida empecé a ir a la peña de Pepe Ordaz en Guanabacoa, allí me enamoré por entero de la trova, confesó.

Tenemos la suerte de vivir en un país que es música pura, porque aquí puedes tener el repertorio tan amplio como desees y cubano, aseveró esta seguidora también de Omara Portuondo, Ivette Cepeda, Polito Ibáñez.

Garcés incluye pocos temas foráneos hasta el momento en su carrera, pero saca el tiempo para interpretar algunos latinoamericanos, por pura satisfacción, como el Gracias a la vida, de la folclorista argentina Mercedes Sosa, una canción que -a su juicio- ninguna persona en el planeta debería desconocer.

A la cantante le causa dolor llegar a lugares y que personas descubran la belleza del tema -este y otros clásicos latinoamericanos- por primera vez, porque los medios de comunicación contemporáneos favorecen en música otros géneros y estilos.

También me ha pasado estar catando Pensamiento (del cubano Rafael Gómez) o Perla marina (de Sindo Garay) y que gente muy joven, incluso niños, se sepan las canciones, así que hay de todo, aclaró.

Me siento muy orgullosa de atreverme a asumir este tipo de repertorio, y aparte tengo un trabajo más juvenil pues, gracias a una beca de la Asociación Hermanos Saíz, grabé con una banda en el Museo Nacional de Bellas Artes un concierto de obras de talentosos compositores cubanos no publicitados, reveló.

El DVD resultante espera poder licenciarlo con alguna disquera y si no lo consigue asegura que lo va a regalar.

Uno de los temas presentes ahí es Hoy no quiero, de Abel Geronés, que a Garcés le gustaría anexar a la campaña a favor de la no violencia contra la mujer, porque valora la óptica juvenil y feminista de su contenido.

De momento, la vocalista prepara un concierto el próximo 23 de julio, en la sala Covarrubias del Teatro Nacional, donde planea brindar un homenaje sinfónico a la trova cubana de varias generaciones a partir de una selección de 16 temas con arreglos de la compositora Wilma Alba Cal.

En esa ocasión, la acompañará el conjunto instrumental Nuestro Tiempo, de la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro Enrique Pérez Mesa.

Un proyecto muy ambicioso, un reto, reconoció ella misma, poco antes de cantar a capella Perla marina, al momento de recibir una invitación informal de un amigo.

Si alguien quisiera conocer mejor a esta chica espontánea, risueña y desenvuelta, debería ver el video clip de la canción de Sosa Mañanita de montaña, interpretada por Garcés.

La pieza audiovisual dibuja con fidelidad a esta entusiasta que disfrutó desandar lomas y arroyos para el cortometraje, el primer video clip realizado por Televisión Serrana de Cuba, la expone tal cual.

No hay comentarios

Deja un comentario